Más reciente

Clímax Ascendente

Imagino,
reflejos sobre tu piel,
tonos rosados con turbulencias,
rincón de mi paz,
retorno a campos celestiales.

Capturo
fantasía amena
sobre el borde del escalofrío
en el enrojecer de la hiedra
acróbata sobre piedras mudas

Te busco,
Entre jazmines y tulipanes,
campos llenos de recuerdos,
de pasión hacia un cuerpo,
que retozaba en los trigales

Me reclamas
en el azul de las flores de lis
tumbados sobre el grano
que en suave ondear
cosquillea deseos inconfesables

Te pienso,
magia de estar entre tus pensamientos,
saborear las mieles,
tal colibrí a sus amadas,
ninfa en tu desierto.

Me trajinas
en tu ser mujer
en la mente abrumada
de erótica seducción
me dejo conquistar
de la avispada mirada
diamante que ciega
inhibidores frenos
en el rebosar del placer

Te atraigo,
sin pudor, explorarte,
cada tallo y cada ramal
de tu cuerpo conoceré,
rutas que tú mismo,
no conoces, yo deleitare,
con aromas impunes al tiempo,
movimientos lentos,
casi dolorosos, impaciéntate.

Caricia tras caricia
me coronas
rey de tu éxtasis

Mis manos hábiles,
Acariciaran descendiente tu piel,
Acaloramiento entre nuestros cuerpos.

Beso tras beso
soberano de los acoples
que en una danza
de suspiros
traspasan piel y corazón
hasta el extremo salto
en el sufrido divino instante
que sella la unión de los cuerpos

Seguir mi danza,
entre ritmos lentos,
apasionados, sin límites,
a la vez alocados ,
sin respirar por miedo,
a cortar el fluvial,
de nuestros jugos,
entregándonos el uno al otro.

En clímax ascendente
voz y alma
cabalgan el mar
que se abre caliente
dentro de ti

© Manoli Ruiz Martin & Greg D.

& Greg D.

Susurro al oído

Quiero susurrarte la grandeza de un gemido
respirando tu alba en la tímida belleza
de este amor escondido en la naturaleza
y el loco instante en el cual nos hemos bebido

sintiendo tu aura besar cada momento perdido,
quiero la tuya vivaz fuerza
para despertar en el murmullo de tu riqueza,
percibir los sonidos en tu cuerpo fundido

Mientras vida mía repito, te amo
de frente a este árbol de oliva que siembra
el trato de nuestras lunas despierta tálamo

abrazando cada susurro al oído que palabra,
con el temblar de mi piel que exclamo
la alegría de tu voz con las ansias quiebra

© Greg D.

Color de Luna

Siento que te pierdo
y apenas te he encontrado
te me vas como
agua entre los dedos
como el sol en cada tarde
esta soledad me cubre
escondiendo el amor,
grande es mi mundo si estas
infinitos mis ojos si te miran
inhalo tu perfume
exhalo recuerdos
de tardes de otoño
llenas de amarilla hojarasca,
¡Ideal para la nostalgia!
caerán cansadas
mis manos de esperarte,
mi boca cerrada
será una mueca
donde el hartazgo
habrá desdibujado
mi temblorosa sonrisa,
mientras en mi pecho
dos geranios color de luna
palpitan en callado grito
bajo mi blusa entreabierta…

Bajo tu blusa entreabierta se
desliza mi mano a
acariciar el terciopelo de tus geranios,
un estremecimiento me
recorre la espalda,
estoy locamente enamorado.
Estas muy lejos y tan cerca…
te amo con todas mis fuerzas,
imposible darse la vuelta e irse
la curva de tus labios me atrae
el calor de tu cariño me aprieta y anuda a ti.
Permaneceré aquí esperando tu gracia,
inhalando tu perfume
mis manos recorrerán tu amada figura,
mis labios harán senderos de pasión
hacia las tuyas bebiendo
el elixir que de tu fuente mana.
¡Es tan fácil amarte…!
¡Es tan grato, que es imposible no amarte!.

© Silvia García Sandoval & Greg D.


Date: 9 noviembre, 2017 En Guarida Letras

¿Pudor?

Desvariando he violado
el sentido común del pudor
cuando tanteé el trasero
a la bella enfermera
que gentilmente
me ofrecía la cuña.

Con la diestra la he tocado
y él se alzaba soberbio,
no sentía la fatiga
de mi fresca herida.

No me preocupaba del dolor
por aquel mágico posterior,
que pasión suscitaba
al libertino pinganillo
que no sentía la razón
de quedar quieto, quieto
luego que ha entrado la enfermera.

Encomienza a preocuparme
del dolor en el bajo vientre
que me oprime y no cede.

Solo cuando se ha ido
encomienzo a respirar
pero al pensamiento
de aquel trasero
se reavivan las penas.

Infernales y atormentadas
no queda más que la mano
para placar este tormento
que me ha cogido en un momento.

No me arrepiento,
ni tampoco me avergüenzo
porque cuando fui curado
y dado de alta del hospital
esperé la enfermera
para podérselo tocar.

La conjunción ya está toda,
la herida ya no hace más mal
finalmente la cita
fuera de la cama del hospital
ahora so yo
que la hago gritar.

© Greg D.

En La Fogosidad De Un Beso Lento

Parados en nota menguante
entre las respiraciones y una pausa
tras horizontes desnudos aquí
nosotros sin él después, nos ahogaremos dentro

Nos mecemos entre las olas
en el reflujo del mar
admirándote en el espejo de la luna
el sabor de tu piel salina
enaltece mi ardor

Dejándonos coger
en el crescendo de un tenerse
rozando las cuerdas de terciopelo
a contar las gotas de deseo
que en un cerrar a ti oprime

Déjate acariciar
por la oleada de mi saliva,
llevar paulatinamente
por la corriente de mi onda,
En mi espuma oceánica te abandonas

Ábrete hasta llenarme
de miradas lánguidas
volviéndose líquidos
sobre el preestreno de una imagen
donde deshojo lo que quiero

Comunicamos de uno al otro
hasta nivelar nuestra temperatura,
llegar a dilatar nuestros labios
en el calor de la improvisación
y la exaltación de nuestra pasión

Coge este sentir mío
aquí donde el impulso se rinde
sobre tu cuerpo y te toma
hasta morirte dentro
en la desembocadura de un beso lento.

© Esther Coïa & Greg D.

La Reina Bruja

Tu cuerpo se emerge en la azul perdición,
entre las alas te envuelve
como cálido sudario,
perderse por siempre
entre sus cabellos de sangre
mientras las uñas arañan la carne.

Cuando la noche tiene de cuervo los cabellos
a las convenciones violento te rebelas.

No notas los pies cabrunos,
su cola de serpiente
con su olor te enferma,
eres poseído. estás inerte.

Entras en su oscuridad sin aliento gritando,
su aliento es droga, te quedas contagiado.

Su cuerpo es perfecto sin inhibiciones
del infierno llegado para capturarte,
para robarte emociones
ni Senoy ni Semangelof para defenderte la espalda
solo la gana que dentro te hierve.

No tiene la nariz curva ni cara picada,
no tiene verrugas ni escoba para volar
tiene rostro de angel, una alma embrujada
alas de demonio, y un cuerpo para amar.

La luna en el cielo permanece negra como la pez
sus ojos se vuelven rojos
y todo calla
cada hijo suyo muere sin paz
y tu terminas en el dolor más atroz.

Es la primera bruja
la más cruel
te roba el amor
lo hace menospreciar.

Danza un aquelarre en la oscuridad sin prisa
en la noche sin luna, maldita,
en el corazón tampoco anhela en fin escondida
una irrazonable, magnifica venganza.

Piensa a cuellos torcidos, a respiros extinguidos
y pesadillas retorcidas y amores quemados
sonríe sarcástica a la noche su rabia feraz
y su risa de esta noche es la voz.

Escucha bien el terror camina
Lilith de Halloween es la reina bruja.
No, no salir en esta noche de lobos
porque las bromas podrían ser tristezas.

Si vamos, adelante… sal esta noche del bar
Lilith te espera
…no te quiere engañar

© Greg D.

Después Del Atardecer…

Se dice que un cuervo
te robó el alma
y que volviste a la tierra
para encontrar tu destino

Se cuenta que las sombras
no querían tu regreso
las negras plumas
del mal susurrado a la noche

Después del atardecer
soplaba un viento de muerte
y ningún dolor
podía parar el fuego

Alguna nube se fue perdida
y nadie más te vio
odiar la luz del rio
hasta dentro el bosque negro
¡Antes que saliese el sol!

Llego la lluvia tímida
apagando tu furia maldita
el humo sigue ocultando
el sol y el manto negro

Desolación, muerte y rabia
queda en esta tierra quemada.

© Greg D.

Al alba de cada día mío

Poderte acariciar
y abrazar
con ternura
ofrecer una mano
sin ponerme
millares de preguntas

¿Mañana viviré más seguro?
¿Mañana estaré más contento?
¿Mañana, como transcurriré el mañana?

Llegará
el azul vivo del cielo
espaciar en lo alto
sin limites

Distingo la aurora
su claror rojo intenso
en el misterio de la luz
me encuentro a decirte
eres más bella que el alba.

© Greg D.

Añorándote

acvb

Te busco en los hálitos de viento
de las mañanas frescas
en el primer rayo de sol
de cada nueva alba.

Te respiro en el perfume de las fresias
en la aroma del café al despertar,
te vivo en antiguas melodías
volviendo a tu juventud.

Linfa vital de los días
me faltas
como la comida a los hambrientos.

Huérfano de los abrazos maternos
vago entre los recuerdos
en busca del rostro amado
e me confío a las estrellas
para apagar el deseo de ti.

© Greg D.

Locura Erótica

Velada y silenciosa caló y habló la noche
oscuridad y terciopelo cubrieron los miembros
escuché las sirenas de la locura, sonidos nuestros
nada era cierto… todo era ilusión solo yo y la noche,

locura pura conducida de placer y aceche
afán fuerte de un deseo erótico del Eros
dejé mis lengua resbalar por senos altaneros
y en la rosa de sensualidad pura, celado estuche.

Coge y nútrete de pasión, cautivada,
vístete de rojo… arma tu piel
bebe del cáliz la gana anhelada

deja todo pensamiento en el bote del aguamiel
ahora vive la pasión tuya deseada
fuertemente loca sin tabús y fiel.

© Greg D.

A %d blogueros les gusta esto: