Tan bella y mía

Culo redondo y duro
convexidad dulce
que colmas

La mirada
y luego me llenas
de absoluto libido

Al trote vibrante
de tus flancos
o al galope

Desenfreno de orgasmos
incipientes
donde sabes

De cualquier modo
destruirme
mientras contemplo

Mi delantera
que es tu trasera
y se equivoca

Sin palabras
infructuosas
pero sólo

Con los suspiros
de la más alegre
intimidad donada

De tu belleza
alegre y radiante
qué me exalta

De gozar
y en ello te encuentro
cada vez más mía

Adorable pasión
incoercible de amor
todavía y todavía

© Greg D.

Los ojos todavía están lúcidos

Desnuda de la brisa de la mañana
escuchabas las fragancias del olvido
disuelto en el viento frio de los recuerdos

Recuerdos que me hablan de ti
Que me suspiran al oído palabras indescifrables
Mirada lucida de pasión
Llega la mañana…descubriendo los secretos de la pasión

Yacías sumergida en las líricas
apasionadas del deseo esculpido en el animo
y jugabas mordisqueando los labios
recordando boca de fuego
que te penetraba con dulce armonía
pasando con fantasías empujadas
un mundo sumergido que de cierto no podías saber

A tu lado, cuerpos desnudos
sumisos instantes que recorren nuestras pieles
animando el fuego de nuestras pasiones
beso tu boca y me quemo
dulce néctar penetra mis sentidos
y se rompen las barreras con un gran estallido
dulce armonía tu entrada en mi templo
fantasías que suspiran sin aliento

Los dedos húmedos de placer
resbalaban sobre senos extrañamente túrgidos
y rodaban como una noria enloquecida
sobres pezones apuntados a la luna

Mis manos temblorosas
acarician cada instante perpetuado en nuestros cuerpos, tu sexo
excitando y rompiendo el silencio
túrgidos los senos que se unen a tu deseo
y esa luna que guardo en mi pecho
para entregarme a ti como la fuerza de un destello, acaríciame
y no rompas la magia de estos momentos, fundidos
como plomo y deseo…ardemos en el mismo fuego.

Sonreías sola pensando a la primera noche
de cuando me cogiste como una pantera sobre el lecho de nubes
sin nunca pararse sin nunca tomar aliento
erábamos criaturas entregadas al amor supremo

Aun sigo sonriendo, aprendices del amor ya casi maestros
para sin aliento seguir fundiendo nuestros cuerpos
unidos, acompasando el momento, de explotar la lava de tu fuego.
Quemándome de pasión, gemidos suspendidos en el tiempo
amantes, amándose…sin prohibiciones, te deseo…

Y te amo…fortaleciendo nuestros sentimientos
donde el amor…nace cada noche cuando hacemos el amor
como si el viento susurrara te quiero
y mi templo quisiera llenarse de ti…siempre

Las piernas abiertas palpitaban con tremenda excitación
y curiosa querías sentir las fragancias de la pasión,
la mano resbaló lejos perdiéndose en el placer infinito.

© María Luisa Blanco & Greg D.

El deseo

Y mi mano corre ya agitada
al placer tuyo a buscar el punto
ya estás mojada y prepotentemente,
yo siento el mío, naturalmente llegado.

Candor de mis ansias desatadas
detén mi prisa,
que jueguen las risas
entre tu camisa,
y las noches y mañanas
se deslicen con donaire por mis dedos
regocíjate dentro,
en el paso de mi intimidad
humedeces mi ser y cuerpo,

Extiendes tus piernas y mi espada
empieza a penetrar tu rosa,
lo acoges dentro todo y le haces camino,
empiezas a menearte sin pose.

Soy el rocío que emana
y fluye dentro de tu sexo
como vendaval en pieles cálidas,
somos ansias locas de amar
deseos revueltos,
vamos otras vez al mundo aquel
donde somos uno,
donde atados somos libres,
y las tierras lejanas se funden
se tocan, se sienten,
somos colores de clavel
y aromas de azucenas
que lloran de placer
en el amado prado,

Hacer el amor contigo es un gran deleite
y tú respondes con lamentos esplendidos,
y nuestro movimiento es sí perfecto,
que están casi acabados los juegos.

Cíñeme en tu piel
y entre suaves movimientos
se escuchen los gemidos,
alcanzando placeres
arrebatados, de almas perdidas
ecos de mujer y hombre extasiados,
que los hilos del amor mueven a su antojo

Y al fin dando paz a nuestros espasmos
venimos junto con dos largos orgasmos.

Entregados a estas lides
saboreando de tus labios los licores,
quedo exhausta entre tus brazos
muriendo un poco cada noche
mirándote a los ojos sin conocerte,
entrando en tu vida sin tocarte…

© Silvia García Sandoval & Greg D.

¡No, no puedes!

¿Puedes llamarlos
momentos indecentes?
¡No, no puedes!.
Son la sal de la vida
y su ingrediente principal…
el amor

Besos de fuego… largas llamas
que encienden el cuerpo.
Pura pasión sin razón.
La mente disuelta de la linfa
que mana veloz de vasos
y llena de alegría los envases.

El corazón marcha
a golpe de tambor latente…
fantasías, ganas inexpresadas
en espera que alcance
el satisfecho… largo
placer.

© Greg D.

Fragancia de vainilla

Anochecido, sentada en la oscuridad,
sabiéndote cerca de mí, te espero
fragancias y aromas en el ambiente,
me recuerdan a mi jardín en plena flor.

Esta noche entro y cierro la puerta
no tropiezo en la entrada
pero me llevo dentro
el perfume de musgo.

Observándote, aspiro tu aroma
confundiese con mi perfume
a flor joven e inexperta,
varita de vainilla o jazmín.

De la colada sentiré
un olor a vainilla
será intenso y femenino
y me pararé un poco
a olerlo con respeto
esta noche.

Inmóvil casi sin respirar estoy,
dejando caer mi aroma para ti,
cual roció a la madrugada,
deleitándome en tu cercanía.

Se que no eres para mi
una flor púdica o sin sabor
ni que como las otras
me ostentas las desnudeces de tus pétalos,
sé solo que eres
una flor gallarda, pero esta noche
paso la puerta y espero.

Flor tímida quizás por juventud
esperando a desojar mis pétalos,
orgullosa de ello, te desafío
al querer más profundo.

Estarás cubierta con tu manto
de espinas, y me acercaré
solo de lejos la nariz
para sentirte ese olor
y tu, a mi toque,
te abrirás un poco y luego
un poco te embriagaras de un perfume
que solo yo podré quizás
extraer y conservar.

Bajo la guardia, retiro mis espinas
para ser olida por ti, yo te oleré
aroma nuevo en mi sentir,
pétalos que poco a poco se rinden a ti,
esperando tu acariciar aterciopelado,
dejo caer mi pureza, te abro mi corazón.

Tendré manos de néctar
esta noche, después haber pasado el umbral
y cuando completamente
te estés abierta bajo mis manos
serás salobre y espumosa,
serás una flor de mar
húmeda y espumosa.

Cual flor agradecida a su colibrí
que la acaricia con ternura para desflorarla,
flor que se sabe querida y respetada
vaina de vainilla se la antoja tu olor,
perfume a mar revuelto al saberse
cómplice de nuestro encuentro.

© Manoli Martin Ruiz & Greg D.

Lejos de Aquí, Si

Lejano de aquí, arrástrame lejos
En tu ser solamente nosotros dos
Jadeemos hoy, al menos un poco
Obtenme, sea nuestro encuentro
Sueño anhelo realizado

Detrás de nosotros cierra la puerta
Eclipsa una eternidad, solo nosotros en este refugio secreto

Ay cuanto deseo ese sabor de tus labios
Que pueda ahora sentirte sin más limites
Unido completamente a ti me siento vibrar
Impregnada mi piel está ahora entre tus manos

Sofocado jadear, que ninguno siente, pararía el tiempo en esta habitación
Imagina, hazme sentir tus labios por la ultima vez.

© Greg D.

A mi Amada

love.jpg

Me gusta besar tu rostro,
me emociona si se asoma una sonrisa
tus ojos son gotas de mar
que nunca me canso de mirar.

Estoy contento si te tengo de la mano,
pero no consigo a pensarte lejano,
la noche te escucho la respiración
me relajo si duermes como un lirón.

Como mujer eres fina y elegante,
es contigo que me siento importante,
como pareja eres brava y perfecta,
eres para mi la mejor receta,
como amante eres dulce y afectuosa,
que suerte tenerte mi diosa.

Si la vida con muchos imprevistos
a veces nos vuelve más tristes,
tu sabes que estoy siempre cercano
como pienso que haría un niño
pero te cuidaré a cada instante
con la fuerza de tendría un gigante.

Si ha acaecido que por mi has llorado,
ya sabes que no soy un santo,
pero cada lágrima que has versado,
es un cemento que a ti me ha atado.

Si a veces te he también desilusionado,
perdóname y soy yo quien me excuso,
pero he buscado de ser verdadero
y te juro soy siempre sincero.

Quiero amarte para toda la vida
con dulzura y pasión infinita,
contigo he pasado las horas más bellas
querré tenerte también entre las estrellas´
serás con certeza la más luminosa
eternamente serás a mi diosa.

© Greg D.

Quiero Recubrirte de Poesía


Libera la fantasía…
coge de la mano
el pensamiento de surge sensual
largo tu cuerpo
pentagrama de grafios

Estoy de rodillas
delante al deseo
llama que goza
en la complicidad de la mirada

Reten
mi respiración
verbena de pasión
que resbala entre los dedos del viento

Cuarzo citrino
reflejo en el resplandor de la piel
en la epifanía de un orgasmo
hasta a profunda catarsis del alma

Quiero hacer el amor
detrás de cada ángulo
del universo

Me estás dentro
en cada neurona de la mente
sierra húmeda
donde cultivo excitaciones
y semientes de deseo

Quiero recubrirte de poesía

Susurrarte palabras
que he gravado para ti
en la euforia de un instante
cautivadoras en mis labios

© Greg D.

Te guardo las Rosas

Tengo un pequeño jardín
lleno de rosas
florecen siempre
bellas y hermosas

Permíteme que recoja las rosas
primavera diseñada en los sueños
delicadas flores, perfume divino
antes que las sepulte el destino

los sentimientos emergen como rosas
pertinaces viven entre espinas
se recogen a veces en el dolor
en la esperanza de ver nacer una flor

Quisiera poder entregarte rosas
ramilletes adornados de ternura
quizás separaría la tortura
de vivir en esta isla de amargura

Pero a ti poco te importan las rosas
diste la preferencia a la indiferencia invernal
porque vives en un mundo vacío
incapaz de encender la mecha de la vela

Quizás un día recordarás la primavera
los sueños de cuando eras niña
para cambiar la rueda del triste destino.
…¡De todas maneras, las rosas no las tiro!

© Greg D.

Ganas de Amar

dreamies.de (oq8j8yswnjy.jpg)

Es cielo tu amor,
entre nubes de algodón,
infinito de estrellas encadenadas
para darnos luminosidad,
a nuestras caricias.

Es océano tu amor
bordado de suave seda,
es capullo de emociones
que pega labios insaciables
de besos.

Guerra de huracanes, amándose
figuras unidas por el mismo motivo
no ser separadas nunca
incansables de amarse.

Arrollan pasión cuerpos
enlazados dos en uno,
mientras dulce jadear
rompe el silencio de la noche.

La mar dejara sus olas a la deriva
Aves mudas al oír nuestra música pasional,
Caricias que alumbraran luceros dormidos
Copos de nieve resbalan,
Por nuestra piel saciada.

La piel se viste de bañadas perlas,
es esplendor de estrellas… brillan en la noche,
ardiente beso conducirá el alma
en la plateada luna
instante de infinito saciará corazón amante.

Tintineos de estrellas, cantar de aves celestiales,
resaca que arrastra cuerpos relajados,
esplendor de la luna testigo
de dos cuerpos unidos por el amor.

© Manoli Martin Ruiz & Greg D.