Solo un sueño

Sentir tus labios como se posan en mi mejilla
Y me das un beso y después otro y otro
Tus manos acariciando mi pelo.
Buscas mi boca y nos fundimos en un beso largo…
apasionado,
mis manos ya también te buscan y se posan sobre tu piel
acariciándola te miro…
me miras y tu sonrisa me hace sentir la mujer más feliz.
Sé que solo es un sueño del que no quiero despertar…

Quiero seguir durmiendo.

Al cruce de miradas manos atentas e
impacientes acarician los flancos…
dentro el sueño, pulsa el deseo sin compromisos vibra y voltea,
…parece todo verdad…
La boca incendia los sentidos,
se aleja y vuelve sobre la piel y
sobre el cuello resbala y danza.
Impetuosa y delicada pinta cada contorno…
…labios de fuego y caliente sinfonía
dirigen el juego de la mágica fantasía,
breve instante que consuela el cuerpo,
instante embriagador en espera del día…

Pero no quiero que llegue,
necesito seguir bailando al son de tu ritmo
entre sabanas, besos y caricias.
Susurros entrecortados,
miradas lascivas, deseos incontrolables..

No, no quiero despertar.

Caricias olvidadas, besos turbadores,
movimientos ondulantes
frenesí de lenguas excitadas.
Pulsión que de un sueño nace en la inconsciencia
vive sin hacer daño, sin turbar…
el desear no es monstruoso si el yo reanima
larga vida al pensamiento pecaminoso…

¡Despierta y hagamos que nuestro sueño no sea… solo un sueño!.

© Marga Rullan Cañellas & Greg D.

Culminando Entre Mórbidas Espinas

Siento mórbidas espinas,
cuando mi resaca inicia tu marea,
labios ávidos te buscan,
deseosos de tu miel.

Con la punta de la lengua cortejo
la línea desnuda de tu cuello
ojeando por encima de las olas
en su inicio de marea

Siento mi cuerpo renacer
a cada línea dibujada,
sobre mi piel, excitándome
a cada suspiro acogeré tu marea.

Me arrodillo con diligencia
persiguiendo un escalofrío rosa
descendido a arañar esas caderas
modeladas por un dios perfecto

Estirándome quisiera tocar el cielo
movimiento voluptuoso
arqueando mi talle, esperando florecer.

Mi plegaria blasfemia
se expande tumultuosamente sobre ti
pero son mis labios ávidos
a tocar el cenit del pecado…
¡…Y ahí moriré aullando!

© Manoli Martin Ruiz & Greg D.

Nosotros Aquí Y Afuera El Mundo.

Estamos nosotros aquí
y afuera el mundo

Te miro e imagino ya
de ti, de mi y que nos sucederá
imagino de transparencias
donde el ver y el no ver…
imagino de miel liquido que baja
que me envuelve y coge…
imagino de ti, apretada entre mi
y el muro
y mientras imagino, la imagen,
de evanescente se hace clara
y cada escena, se vuelve
realidad.

Abre tus manos y cabalga en mis
valles
toma con tus labios
los frutos de mi huerto
hagamos de nuestra entrega
algo único y especial
quiero tocar lo tuyo bien amado,
con mis dedos y sedientos labios,
nada me convence
más que amarte,

Y entonces te muestras delante
y arrodillada mírame y
susurrame
cosas que en otros momentos…
y entonces mezclamos sentidos
encendidos y sentimientos
y luego, como una flor ábrete y
acogeme.

Nada perturbara nuestro encuentro
ni quitará esta paz que nos
arrulla
recibe el temblor de mi piel
abraza todo lo que tengo
pues no parare hasta tenerte
dentro,

Y luego, yo encima de ti,
lentamente
con ternura pero también
fuertemente
manos a apretar redondas
colinas
luego, voy más en fondo
nosotros, uno en el otro y afuera
el mundo…

Y tocar con mi ser el cielo
llegar juntos a ese universo
donde solo cabe la pasión
en cómplices besos
y palabras ciertas, poéticas,
¡dame tu fuego!
purifica mi deseo,
cubre mi desnudez
con tu amor y pensamiento,

Ahora déjame hacer
y un poco hazte guiar,
ahora, que casi explota,
dame de ti aquello que quiero
y coge de mi, todo lo mejor mío…

Tu y yo siempre,
dentro y fuera del tiempo
no hay manecillas
solo horas que se alejan
y caricias que anidan
triunfantes,

Después quedamos inmóviles y
exhaustos
muslos sobre muslos, casi
entrelazados
y, boca sobre boca
con labios rojos de morder
suaves
y de comérselos y beber…

La fuerza de este amor
lo hace inmenso
siente como te busca mi vientre
queriendo acoplarse al tuyo,
arden mis entrañas
en el intento de alcanzar
de tu mano
la cumbre del esperado placer,
tras las caricias agitadas
sobre aguas turbulentas

Estamos así…
así todavía otro segundo
nosotros aquí y afuera el
mundo…

Tú y yo, uno en el otro
piel sobre piel
afuera la vida
¡aquí el universo!

© Silvia García Sandoval & Greg D.

Danzas Para Mi

Danzas para mi
toda la noche,
seres sensual y salvaje
como una pantera negra.

Ya mis ojos
llenos de deseo relucen
como faros
y mis manos te buscan
dondequiera tu te alejes.

Pero no dura
así tanto tu fuga
de hembra astuta y segura,
que hechiza seduce y golpea.

Soy yo que ahora tengo el mando
ahora mis manos
te ciñen los flancos
te pido, te anhelo
te exprimo.

Te beso con gran pasión
sonrío socarrón y feliz
mientras tu danzas para mi.

Las medias negras
quitas  lentamente
y yo con la lengua subo impaciente.

Lamo cada lado escondido,
hasta allá abajo donde el placer
supremo espera de llegar a la meta.

Mi infinita gana,
ahora traspasa tus más íntimos confines.

Como una ávida fiera
bajas mi cremallera,
restregándote y resbalándome encima.

Has aferrado tu presa,
real y majestuoso miembro,
caliente como un viento de agosto.

Explota en nosotros el fuego
y ahora la danza se interrumpe.
En ti mi lluvia irrumpe dentro de ti,
caliente y arrolladora.

De ceder aún no es el momento,
y continua la danza,
continua el tormento
tu fuego aún no se ha extinto.

© Greg D.

Será Amor.

Será amor
cuando el vacío
se apoderará de los recuerdos
y se viste de la noche
noche que custodia los corazones.

Será amor
pasar el tiempo
soñar cada beso
y respirar la primavera
que cruza silencios y miedos.

Será amor
la adulación de una amargura
en la exhalación de una espera
que hace temblar los pasos solitarios
antes de encontrarte.

© Greg D.

Mensaje De Amor

Te he dejado
un mensaje de amor
al calar el sol.

¡Cita en la orilla del mar!

A tu llegada
también el sol hace un guiño
asomándose un poquito.

Nos basta una mirada
para sentir
el perfume del amor
aquel que todavía
nos hace palpitar el corazón.

Aquellos escalofríos sobre la piel
que nos hace venir gana
de amarnos bajo las estrellas.

De intercambiarnos
lánguidas caricias
que del animo
son riquezas…

Bajo este cielo coralino
como pétalos suaves
nuestros sentidos
voltean leves.

Se enciende el corazón
Paraíso de amor…

Mecidos del dulce
andar de las olas
iluminadas del rojo coral
hasta qué la noche abre el paraguas.

© Greg D.

Tan bella y mía

Culo redondo y duro
convexidad dulce
que colmas

La mirada
y luego me llenas
de absoluto libido

Al trote vibrante
de tus flancos
o al galope

Desenfreno de orgasmos
incipientes
donde sabes

De cualquier modo
destruirme
mientras contemplo

Mi delantera
que es tu trasera
y se equivoca

Sin palabras
infructuosas
pero sólo

Con los suspiros
de la más alegre
intimidad donada

De tu belleza
alegre y radiante
qué me exalta

De gozar
y en ello te encuentro
cada vez más mía

Adorable pasión
incoercible de amor
todavía y todavía

© Greg D.

Los ojos todavía están lúcidos

Desnuda de la brisa de la mañana
escuchabas las fragancias del olvido
disuelto en el viento frio de los recuerdos

Recuerdos que me hablan de ti
Que me suspiran al oído palabras indescifrables
Mirada lucida de pasión
Llega la mañana…descubriendo los secretos de la pasión

Yacías sumergida en las líricas
apasionadas del deseo esculpido en el animo
y jugabas mordisqueando los labios
recordando boca de fuego
que te penetraba con dulce armonía
pasando con fantasías empujadas
un mundo sumergido que de cierto no podías saber

A tu lado, cuerpos desnudos
sumisos instantes que recorren nuestras pieles
animando el fuego de nuestras pasiones
beso tu boca y me quemo
dulce néctar penetra mis sentidos
y se rompen las barreras con un gran estallido
dulce armonía tu entrada en mi templo
fantasías que suspiran sin aliento

Los dedos húmedos de placer
resbalaban sobre senos extrañamente túrgidos
y rodaban como una noria enloquecida
sobres pezones apuntados a la luna

Mis manos temblorosas
acarician cada instante perpetuado en nuestros cuerpos, tu sexo
excitando y rompiendo el silencio
túrgidos los senos que se unen a tu deseo
y esa luna que guardo en mi pecho
para entregarme a ti como la fuerza de un destello, acaríciame
y no rompas la magia de estos momentos, fundidos
como plomo y deseo…ardemos en el mismo fuego.

Sonreías sola pensando a la primera noche
de cuando me cogiste como una pantera sobre el lecho de nubes
sin nunca pararse sin nunca tomar aliento
erábamos criaturas entregadas al amor supremo

Aun sigo sonriendo, aprendices del amor ya casi maestros
para sin aliento seguir fundiendo nuestros cuerpos
unidos, acompasando el momento, de explotar la lava de tu fuego.
Quemándome de pasión, gemidos suspendidos en el tiempo
amantes, amándose…sin prohibiciones, te deseo…

Y te amo…fortaleciendo nuestros sentimientos
donde el amor…nace cada noche cuando hacemos el amor
como si el viento susurrara te quiero
y mi templo quisiera llenarse de ti…siempre

Las piernas abiertas palpitaban con tremenda excitación
y curiosa querías sentir las fragancias de la pasión,
la mano resbaló lejos perdiéndose en el placer infinito.

© María Luisa Blanco & Greg D.

El deseo

Y mi mano corre ya agitada
al placer tuyo a buscar el punto
ya estás mojada y prepotentemente,
yo siento el mío, naturalmente llegado.

Candor de mis ansias desatadas
detén mi prisa,
que jueguen las risas
entre tu camisa,
y las noches y mañanas
se deslicen con donaire por mis dedos
regocíjate dentro,
en el paso de mi intimidad
humedeces mi ser y cuerpo,

Extiendes tus piernas y mi espada
empieza a penetrar tu rosa,
lo acoges dentro todo y le haces camino,
empiezas a menearte sin pose.

Soy el rocío que emana
y fluye dentro de tu sexo
como vendaval en pieles cálidas,
somos ansias locas de amar
deseos revueltos,
vamos otras vez al mundo aquel
donde somos uno,
donde atados somos libres,
y las tierras lejanas se funden
se tocan, se sienten,
somos colores de clavel
y aromas de azucenas
que lloran de placer
en el amado prado,

Hacer el amor contigo es un gran deleite
y tú respondes con lamentos esplendidos,
y nuestro movimiento es sí perfecto,
que están casi acabados los juegos.

Cíñeme en tu piel
y entre suaves movimientos
se escuchen los gemidos,
alcanzando placeres
arrebatados, de almas perdidas
ecos de mujer y hombre extasiados,
que los hilos del amor mueven a su antojo

Y al fin dando paz a nuestros espasmos
venimos junto con dos largos orgasmos.

Entregados a estas lides
saboreando de tus labios los licores,
quedo exhausta entre tus brazos
muriendo un poco cada noche
mirándote a los ojos sin conocerte,
entrando en tu vida sin tocarte…

© Silvia García Sandoval & Greg D.

¡No, no puedes!

¿Puedes llamarlos
momentos indecentes?
¡No, no puedes!.
Son la sal de la vida
y su ingrediente principal…
el amor

Besos de fuego… largas llamas
que encienden el cuerpo.
Pura pasión sin razón.
La mente disuelta de la linfa
que mana veloz de vasos
y llena de alegría los envases.

El corazón marcha
a golpe de tambor latente…
fantasías, ganas inexpresadas
en espera que alcance
el satisfecho… largo
placer.

© Greg D.