Dueto

Clímax Ascendente

Imagino,
reflejos sobre tu piel,
tonos rosados con turbulencias,
rincón de mi paz,
retorno a campos celestiales.

Capturo
fantasía amena
sobre el borde del escalofrío
en el enrojecer de la hiedra
acróbata sobre piedras mudas

Te busco,
Entre jazmines y tulipanes,
campos llenos de recuerdos,
de pasión hacia un cuerpo,
que retozaba en los trigales

Me reclamas
en el azul de las flores de lis
tumbados sobre el grano
que en suave ondear
cosquillea deseos inconfesables

Te pienso,
magia de estar entre tus pensamientos,
saborear las mieles,
tal colibrí a sus amadas,
ninfa en tu desierto.

Me trajinas
en tu ser mujer
en la mente abrumada
de erótica seducción
me dejo conquistar
de la avispada mirada
diamante que ciega
inhibidores frenos
en el rebosar del placer

Te atraigo,
sin pudor, explorarte,
cada tallo y cada ramal
de tu cuerpo conoceré,
rutas que tú mismo,
no conoces, yo deleitare,
con aromas impunes al tiempo,
movimientos lentos,
casi dolorosos, impaciéntate.

Caricia tras caricia
me coronas
rey de tu éxtasis

Mis manos hábiles,
Acariciaran descendiente tu piel,
Acaloramiento entre nuestros cuerpos.

Beso tras beso
soberano de los acoples
que en una danza
de suspiros
traspasan piel y corazón
hasta el extremo salto
en el sufrido divino instante
que sella la unión de los cuerpos

Seguir mi danza,
entre ritmos lentos,
apasionados, sin límites,
a la vez alocados ,
sin respirar por miedo,
a cortar el fluvial,
de nuestros jugos,
entregándonos el uno al otro.

En clímax ascendente
voz y alma
cabalgan el mar
que se abre caliente
dentro de ti

© Manoli Ruiz Martin & Greg D.

& Greg D.


Color de Luna

Siento que te pierdo
y apenas te he encontrado
te me vas como
agua entre los dedos
como el sol en cada tarde
esta soledad me cubre
escondiendo el amor,
grande es mi mundo si estas
infinitos mis ojos si te miran
inhalo tu perfume
exhalo recuerdos
de tardes de otoño
llenas de amarilla hojarasca,
¡Ideal para la nostalgia!
caerán cansadas
mis manos de esperarte,
mi boca cerrada
será una mueca
donde el hartazgo
habrá desdibujado
mi temblorosa sonrisa,
mientras en mi pecho
dos geranios color de luna
palpitan en callado grito
bajo mi blusa entreabierta…

Bajo tu blusa entreabierta se
desliza mi mano a
acariciar el terciopelo de tus geranios,
un estremecimiento me
recorre la espalda,
estoy locamente enamorado.
Estas muy lejos y tan cerca…
te amo con todas mis fuerzas,
imposible darse la vuelta e irse
la curva de tus labios me atrae
el calor de tu cariño me aprieta y anuda a ti.
Permaneceré aquí esperando tu gracia,
inhalando tu perfume
mis manos recorrerán tu amada figura,
mis labios harán senderos de pasión
hacia las tuyas bebiendo
el elixir que de tu fuente mana.
¡Es tan fácil amarte…!
¡Es tan grato, que es imposible no amarte!.

© Silvia García Sandoval & Greg D.


Date: 9 noviembre, 2017 En Guarida Letras


En La Fogosidad De Un Beso Lento

Parados en nota menguante
entre las respiraciones y una pausa
tras horizontes desnudos aquí
nosotros sin él después, nos ahogaremos dentro

Nos mecemos entre las olas
en el reflujo del mar
admirándote en el espejo de la luna
el sabor de tu piel salina
enaltece mi ardor

Dejándonos coger
en el crescendo de un tenerse
rozando las cuerdas de terciopelo
a contar las gotas de deseo
que en un cerrar a ti oprime

Déjate acariciar
por la oleada de mi saliva,
llevar paulatinamente
por la corriente de mi onda,
En mi espuma oceánica te abandonas

Ábrete hasta llenarme
de miradas lánguidas
volviéndose líquidos
sobre el preestreno de una imagen
donde deshojo lo que quiero

Comunicamos de uno al otro
hasta nivelar nuestra temperatura,
llegar a dilatar nuestros labios
en el calor de la improvisación
y la exaltación de nuestra pasión

Coge este sentir mío
aquí donde el impulso se rinde
sobre tu cuerpo y te toma
hasta morirte dentro
en la desembocadura de un beso lento.

© Esther Coïa & Greg D.


“Mis Labios”

Te besé imprudente, prendado de tu fascinación,
de tu viveza,
sudé tumultuoso aproximado a tus senos
perfumados de autenticidad.
Luego acaricié tu epidermis rica en delicia y
emociones sublimes
que partieron exageradamente en dos
la mía excitada persona.
Y derrotado por tu curvilíneo cuerpo,
yo, picante y morboso,
perverso en un acto desenfrenado,
te abracé en movimientos muy seductores.

Gritos y susurros
dejaré para el final,
estruja despacio
bésame, estremécete
¡suplícame te ame!
pídeme todo,
que nada he de negarte
no es envanecimiento
es ardor, deseo,
acrecienta con caricias
los instantes,
¡los besos que se posen donde quieran!

© Silvia García Sandoval & Greg D.


Verdadera Pasión

De tus besos
quiero el mas jugoso
el que explota de emoción
no el beso timorato
y débil, deseo tus labios
que insensatos
le roben el aroma
a las noches de
bruma y mirra
besos de fuego
en el meneo de lenguas
queriendo asirse
verbos lascivos,
palabras dulces y extraviadas
desatan tormentas
en los impacientes brazos,
entrelazadas nuestras mentes
abiertas y tortuosas
dirigen ciegamente los placeres

En nuestros
pecaminosos cultos
eróticos,
casi de censurar,
luego transcurrimos
apasionadamente
cariñosas, memorables
horas.
Esto sobre nuestro
lecho de tres plazas,
ebrio de fulgurante
sexualidad
y fornido, impetuoso de
recíproca sensualidad.
Ayudado vorazmente por
una historia de amor en
un advenimiento
afrodisíaco,
aterciopelado, soñado,
premeditado, impúdico…
con los ojos
incisivamente abiertos.

© Silvia García Sandoval & Greg D.


Noche De Silencios

Noche de silencios, pensamientos
de esos que provocan recuerdos
noche oscura tú y yo
desnudando la emoción, absortos.

Eres imagen esculpida en los ojos
vista de una noche de colores
leve en las semblanzas
como pluma al viento.

Como viento suave me acerco
sigilosa por tu espalda
acaricio tu torso desnudo
mientras mordisqueo, el lóbulo de tu oído.

Quisiera…ser el cielo que te acoge,
volverme un todo en uno con el aire,
para no ser cuerpo en esta tierra y
y sentir tus labios en mi oído

Susurro a fuego lento palabras
quizás sin significado
y mordisqueo tus labios, provocando
un escalofrío, enciendo tu antorcha.

Resbala sobre mi cuerpo, inmóvil en espera,
la boca terciopelada, florecerán túrgidas colinas
encenderá el fuego, pálpitos y temblores
entre danzas prohibidas.

Y sigo desnudando, tu cuerpo con la mirada
y arrasando tu piel con mis caricias
sé el fuego de mi infierno, atraviesa
con tu ímpetu, el ardor de mi laberinto.

De la puesta del sol al alba
palabras tiernas y calientes, noche de hechos
impetuosos y delicados…
el infierno se desata sobre fértil llanura.

Y bésame toda y siénteme tuya
hechiza este instante perfecto
en nuestros cuerpos desnudos
llévame al cielo de todo lo prohibido
y arde conmigo en esta pasión
casi delirio.

Coge mis labios libélulas en vuelo
a disolver linfa de tu sedosa lengua
carnal seductor misterio. que rapta el alma
coge mis manos llévalas a descubrir
el eco de tus suspiros para
después atarlas a tus ganas escondidas.

Vísteme con tu cuerpo y desnuda
mi piel de secretos
como si fuéramos amantes
en esta noche de silencios…
tú y yo al compás, de una única canción…
explosión de deseos rompen,
el silencio de la noche entrecortada.

Sobres tus senos túrgidos
apoyo el rostro acalorado, con las manos moldeo
túrgidas vetas
el placer calienta la mirada…
perlas de rocío en la piel y resbalan abajo,
los cuerpos siguen el compás, la música no para.

Musita en mi oído…quizás
un nunca me cansaré de amarte
reclamo de mi piel y mis sentidos.

Suspiros y caricias como en un sueño
latidos y emociones desencadenan
la tempestad
los sentidos se iluminan de estrellas.

© María Luisa Blanco & Greg D.


Flor de Otoño

Te desnudaré como árbol
vencido de la tempestad
y tus vestidos haré caer
lentos hasta tocar tierra,
antes que el viento de
pasión te los lleve lejos.

Viento revuelto en tus caricias
tierra que nos ciega de pasión
desnuda como un árbol en flor
desnudos, caen las hojas del otoño
en dos cuerpos desvestidos de sorpresas
embelesados en furtivos secretos.

Tu cuerpo desnudo adornaré
de insólitas flores que bañaré
de nueva linfa,
y de anémonas y musgo
perfumarás.

Perfumare cada pliegue de tu piel
me bañare en tus besos de fruta prohibida
del dulce néctar en el instante perfecto
ninfa y sueño de tu pasión
juntos, inseparables y únicos.

Solo para ti emanaré
mi caliente rayo
y vivirás de mi
mientras entorno
huirá la natura.

Fuego de rayos ardientes
cual tierra movedizas y tibias
se fundirán entre nosotros
con la naturalidad de ser por un instante
quizás dos enamorados, amándose.

La piel tuya será
corteza perfumada
y entre sus pliegas
fluirá liquido el éxtasis
que disolverá el rígido
respiro tuyo
hasta que caerás
vencida y desarraigada
de mi grito de amor.

Tu piel y mi piel escudo de fuego
apasionando cada suspiro que se escapa
extasiada y vencida entre tu cuerpo
como queriendo amarrar un instante
en el rígido espasmo de dos cuerpos
caeré y caerás…
como flor desnuda ante mis ojos
unísono el grito del amor…y después silencio.

© Mª Luisa Blanco & Greg D.

Esta entrada fue publicada en Guarida Letras por 


Dedos Aterciopelados

Penetra en la mente
esa imagen desnuda…
sinuosas curvas
donde la mirada se zambulle,
ojos se incendian
la fantasía oxigena el pensamiento
besar la piel tuya
se vuelve imperioso deseo.

¡Bocas sedientas tiemblan!

Al ritmo de tus besos
mi amanecer palpita
seductores luceros
me cubren poro a poro
mi boca hambrienta
goza de la tuya
dócil vuelvo a ti
en vencidas ganas

¡ Labios piden ser besados !

Instrumentos musicales son las manos
directores de orquesta pacientes
en la andadura tierna e impetuosa
de escalofríos y mágicas caricias…
… como pétalos danzantes
dedos aterciopelados descienden y rozan
húmedos y calientes vuelven a subir
placeres sobre labios ponen…

Y a tu respiración abrirme
cual rojo clavel jadeante
entre gemir de violines
llevar a mi boca tu fuego
muriendo en la cadencia
de tu vientre ardiente
mientras resbala
impetuoso el rocío de tu ser…

Si… te amo y te quiero
otro sueño no conozco
eres mi presente
único amor… único futuro.

Irremediablemente…
¡ también te amo !

© Silvia García Sandoval & Greg D.

Esta entrada fue publicada en Guarida letras por


DEJÉ DE AMARTE


Dejé de amarte,
pero no dejé que entre nosotros se esfumase
la magia electrizante
hasta esa chispa creía que dejó de enchisparme.

No obstante, aquella vez …
flotaba como si estuviese en Marte,
con un gesto tuyo…se me erizaron todos
los poros de mi cuerpo
sentí tal escalofrío…

Porqué dejar de amarte
si no hago más que pensarte,
pensar en aquel instante
vivido juntos donde había chispa electrizante.

Sin embargo a tu regreso de Marte
aquí estoy con intención de enchisparte
y sentir tus escalofríos, al tacto de mis dedos
ver encresparse tus pezones
esperando se culminen nuestros deseos.

© María Garcia Garaiandia & Greg D.

Esta entrada fue publicada en Guarida letras por 

Al Umbral De La Realidad


Fue como si la realidad se posara en mi piel
como si tus caricias despertaran mi sueño
buscando a tientas tú ultimo beso
o el primero, en un mundo de caricias
tu piel de noche y terciopelo.

Allá abajo un anhelo imagina
de los vientos la furia
y el enloquecer de las ondas
sobre llenos acantilados,
gemido de pasión tiende de ansiosos labios
en un abrazo entreabiertos.

Fue, como abrir los ojos y ver la luna
destellos apasionados, en una noche
donde tú y yo…solo tú y yo
nos amaramos, sintiendo.

Cada mano en caricias se pierde,
respiro de alma sobre gran surco
en la humedad será escuchada
los instantes de la espera.

El roce de unas lágrimas ocultas
o el néctar de tu dulzura
como si resbalaran tus labios sobre mi piel
como si el olvido, viviera aun en tu recuerdo.

Conmoción crece
en el explotar de deseos,
afluente de vida
se abre a la gana de ti,
linfa vital escurre
en generosidad de amor.

Como amando a la noche y su silencio
como susurrando ámame, ahora o nunca
destilando sentimientos encendidos
en una luna sangrienta y ennegrecida.

En la cumbre de la gloria
voluntad grita…
¡Violento se oye un crac!
…era una ventana
olvidada en la tempestad.

Sueños que me acercan a tu lado
y rompen sesgando un suspiro
¿quien sabe si de pasión?
¿quien sabe si de olvido?…

Apoyo mi corazón sobre ti
gustando cada instante,
resbalo dentro tu alma
aferrándola…

Abre la puerta de mis sueños
y desnuda uno a uno mis deseos
antes de que sea tarde…

Maravilloso mirarte a los ojos
mientras tu aliento me acaricia
como ligera brisa mañanera.

Y muera la noche en mis labios
pronunciando, quizás un te quiero agonizante
quizás…un amor eterno…

desnudándote lentamente entre cándida seda
me dejo ir en la lujuria
que crece, abrasa y enciende la pasión

Déjame dormir en tus brazos
tan solo déjame fundir mis miedos
en el latido ardiente de tu cuerpo.

En mis brazos mis dedos te acarician
como ondas sobre la arena
me embriaga
el olor delicioso de tu piel.

Y no dejes que la noche acabe y despierte…
tan sola como un sueño inexistente.

Está encendida ya una nueva noche
y calma transcurre, mientras nuestros cuerpos
se pierden en el éxtasis de un maravilloso amor.

© María Luisa Blanco & Greg D.

Esta entrada fue publicada en Guarida Letras por