Poemas

Una Hora De Amor

Una hora de amor puede valer
una puesta del sol en el Caribe
cuando el sol enrojece el cielo
que se junta con el mar
y no sabe donde termina
porque pertenece al recuerdo.

Una hora de amor puede valer
el arco iris, el puente irradiado
que aúna cielo y tierra
en un prolongado abrazo
y dice el temporal ha pasado
así te alegraras entre sus brazos.

Una hora de amor puede valer
un campo rubio de trigo
donde una espiga flexuosa
se mueve en el aire fragante
mientras una gallarda amapola
renueva sus deseos adormecidos.

Una hora de amor puede valer
una noche de gran luna llena
con el cielo acolchado de estrellas
y buscas, entre las innumerables,
aquella que te pertenece y a ella
tácita pides de hacerla volver.

Una hora de amor puede valer
la inmensidad para dos amantes
porque el mundo se anula,
y solamente su corazón late
olvidado de cada otra cosa
extasiados de vivir esta hora.

Una hora de amor vale la eternidad.

© Greg D.


Tu Regalo Es El Cielo

Con tu regalo
yo me hice un cuadro
con los ojos tuyos
le di luz
y ahora brilla
como podría hacer el más lindo sol.

De tu regalo
yo me hice un cuadro
con los labios tuyos
he coloreado el mundo
y mi mañana
he cancelado
el gris apagado
de días siempre iguales
y he vestido de esperanza mis alas.

De tu regalo
yo me hice un cuadro
con tu corazón
le he dado un alma
y luego lo he colgado
allá arriba sobre el infinito
para que de tu riqueza
todos puedan encontrar sonrisa
y vivir
así
como yo de tu amor vivo.

© Greg D.

 


Juego De Fémina

Eres manantial de deseo,
mi lujuria

Vives en mi respiración afanosa
cuando me quieres… y demoras

Hechizada por las ganas
de mi íntimo no tienes secretos

Quiero que tu poseas mis instintos,
encadéname los sentidos,
arráncame la ropa, hazme partícipe
de tu juego de fémina…

Los párpados vendados
devórame a mordiscos

Quien sucumbe, lo sé,
pero juro, no dejaré volar
las libélulas de los ojos

También los pensamientos saben a humores,
las respiraciones mojadas,
los dedos empapados en la boca

No, no quiero pasos por la garganta

En tu vientre vivirá
todo mi deseo suelto…

Pretendo la perfección
también en el pecado y así bebo,
me sacio del cáliz tuyo impuro.

© Greg D.

 


El Amor en el Espejo

Una última mirada traviesa
y los tirantes de la enagua
se deslizaron abajo veloces
en su cuerpo desnudo y ahusado
mientras voluptuosidad subía,
el calor le inundaba el vientre
y el corazón latía a cien

Ella extendida, en éxtasis
trajinaba con las manos veloces
en mi cuerpo fortalecido…
Con su boca grande
y la lengua insolente,
demoraba en mi cuerpo candente
explorando por doquier.

El espejo pues, delante
mudo reflejaba todo
nuestros cuerpos intrincados
en aquel intimo sollozo
que emitíamos al unísono
calientes osadas frases
entre dulces sonidos de amorosos sentidos.

Largos y armoniosos gestos
en los repetidos abrazos
casi fuera del contexto
hasta qué el uno al otro el fruto
no se saboreó del todo
y de los ardores al fin
la paz alcanza y al dulce juego se pone fin.

© Greg D.


Vivamos Nuestro Amor

Ven… Ya los campos de trigo florecen,
Vistiendo de oro un entorno feliz.
Nuestras manos unidas con fuerza,
Recogen los frutos del diario vivir.

Son imágenes de luces, de colores,
bordados de estrellas, flores florecen.
Descubrir la vida y las mil emociones
para custodiarlas como infinito bien.

Ven… Es tan fácil cruzar los senderos,
Contigo a mi lado nada he de temer.
Tú me das protección y respeto,
Si juntos luchamos hemos de vencer.

Te cogeré de la mano, te llevaré
lejano, iremos hacia el mar.
Abrazados sobre un cojín de terciopelo
perseguiremos la onda de una nube.

Ven… Este mundo es muy traicionero,
Y aunque nos amamos no da excepción.
Valoremos la vida y el tiempo,
Que nadie nos robe vivir nuestro amor.

La luz inundará el entero planeta
el cielo se volverá claro y celeste
resplandecerá como una estrella cometa.
El universo entero nos hará soñar.

Ven… Déjame recostarme en tu pecho,
Sintiéndote cerca no tengo temor.
Si me abrazas me siento segura,
No tengo ni duda… Te Quiero mi amor.

El corazón estará lleno de amor
de maravillas, de esplendidas emociones.
tendremos todavía juegos de niños
albas luminosas y puestas del sol de seda.

© Esperanza E. Vargas & Greg D.

Publicado en Guarida Letras

 


Emociones Cerebrales

Te gusta espiarme mientras me desnudo de mis pensamientos
y me visto de velos de encaje negro transparente,
te gusta soñar las aventuras más indecentes
y de mi flor exquisita te gusta chupar su miel,
pequeñas gotas mías caen sobre sabanas de seda azul y
en tu boca voraz se detienen mucho tiempo,
mientras entre mis labios siempre hambrientos
se esconden susurros delirantes, respiros jadeantes.

Me gusta asediarte con la mirada, desnudarte
acorralarte entre mis brazos y deleitarte
con los sueños que escondo en tu piel
aventuras que rompen el centro de tu ser
anhelo de tu flor salvaje, néctar exótico de la noche
desnudando lentamente tu piel de encaje negro
delirio de mis locuras, tus pechos
aroma dulce entre las montañas de turgentes pezones.

Me enciende tu mirada llena de deseo
el rocío de mi rosa se convierte ya en rio
tu manos tocando mi piel electrizan todo
mi ser provocando ondas de placer
mis ojos notan tu protuberancia
que amenaza romper tu pantalón y
mi mano inconsciente baja la cremallera
agarrando tan prominente resorte.

Me gusta sentir entre mis manos,
el calor de tus pechos exuberantes
tus pensamientos delirantes en la locura
de unir tu cuerpo al mío, enjambre de pasiones
mi apremiante deseo, en la cueva secreta
deleitándome lentamente de los efluvios de tu paraíso
abierta a mis caprichos, retomo el ritmo
descontrolados movimientos,
entre hambrientos gemidos

Tus elucubraciones cerebrales
dejan sitio a las más voluptuosas fantasías mías,
a mis más ocultos anhelos
donde tu ardiente lengua osa hasta el fondo
y se deja resbalar entre mis gracias deliciosas
hasta deleitarse con mi néctar que me hace enloquecer de placer.
¡Tócame, bésame, cógeme!

Lentamente te hago mía, mientras suspiras y
se desbordan los mares entre tus piernas
Al ritmo frenético, casi éxtasis,
se abre la puerta del misterio
y no quiero salir, vivir de este placer,
tan terrenal como eterno en esta conjunción de placer
deslizo mi boca por tus pechos ansiosos, deleite de mi lengua
hasta atrapar tu boca en un beso
y culminar abrazando este infierno
que se quema lentamente en nuestros cuerpos.

Completamente llena mujer me siento como nunca jamás me he sentido
tus labios voraces siento, a cada lametazo espasmo provocas
tu ariete con sus vaivenes mi cueva adentran
a cada estoque deseo nunca cese,
te ofrezco mi boca, estoy en llamas
¡Lléname, inundame…!
no importa sea infierno si para mi es cielo.

Mujer, casi diablesa, vestida de encaje negro
y de frenéticos deseos ocultos
elucubraciones pasionales
y se deslizan las sabanas de seda azul
mientras te miro mujer ¡insinuándote!
otra nueva batalla, ¡hasta morir de amor!, dentro de ti
en las glorias de este infierno, se consume lentamente un te quiero
deslizándose lento por tu oído, emociones cerebrales…nosotros.

© María Luisa Blanco & Greg D.

 

Publicado en Guarida Letras

 


Tú qué sabes

Qué sabes…
De aquellos dolores tatuados
que no se borrarán nunca,
de aquellas lágrimas escondidas
de las preguntas sin respuestas,
de una suerte prepotente
dónde no puedes hacer nada,
de las noches dónde no se duerme nunca
tú… qué sabes,
de una sonrisa recitada
cuando el corazón es lacerado,
del miedo constante
de la ansiedad asfixiante,
de la incertidumbre del mañana
de cuando tiemblan las manos,
de la vida que no acepto
de un corazón que estalla en el pecho,
de lo que no te olvidarás
tú… qué sabes,
de todas las veces que me siento morir
de quien grita pero no logra entender,
de un silencio lleno de espinas,
de aquellos ojos que ven el fin,
de aquellos días todos iguales
en el ser un ángel sin las alas,
sonrío para no ahogar en ese mar de apuros
y tú hablas… hablas… Pero qué sabes.

© Greg D.

Publicado en Guarida Letras


Subía la lengua

Con la lengua tus senos rozando
bajando y la humedad del
parlar mio dejando
por andar explorando
el baño de los placeres femeninos.

Y mientras se erige el sagrado obelisco
vital, la lengua de los pies sube
para profanar el tesoro escondido,
pero ya de los dedos encontrados.

Como el geólogo que primero pasa
una gruta, mi reliquia se desahoga
inundándote a ti mujer de placer

© Greg D.


Vivir De Eterna Pasión

Sensualidad que hierve a borbotones
para evaporar en mil gotas recorriendo
los sentidos inmóviles y recubriendo
dulzura untada con pasión en los corazones,

que hace resbalar el escalofrío en las acciones
desgarrando la razón que tantea el olvido envolviendo
complicidad mutua tatuada en las miradas que cayendo
en los labios que se rozan en almas en ciclones.

No es sexo pero amor, ese puro que se prueba
una vez y que por siempre vive en el corazón
pasión que arde en un instante ceba

pero permanece encendido el fuego del tizón
y con la ternura en el tiempo permanece y receba
los cimientos del amor en el alma y corazón.

© Greg D.


Más que ayer

No respondo a tu amor
escucho palabras que
alteran mi paz
veo en tus ojos
conocido fulgor
el avispero quiere estallar
como luces atroces
sin piedad dan en el blanco
hiriendo aun mas,
manchando de óxido
los blancos jazmines,
sutil pensamiento
desvía mis necedades
sonrisa grisácea,
primorosa,
de líneas extrañas,
casi perversas,
se posan en mi rostro
y vuelvo a ser yo,
la inexpresiva mujer
que no arde,
la que espera ser consumida
por el polvo del tiempo
siempre la novia amante,
voy donde nadie espera,
¡Soy siempre la misma,
Jamás la de ayer!

Abro la luz
al día que vendrá.
En un lecho
avaro de compañía
alargo mi mano pero
tu no estás.
Una fría almohada
confunde mi mente.
Nuestros respiros
son como burbujas
en poderío de un sueño que
no tendrá ningún despertar.
Escucho tu silencio acolchado
de una tétrica habitación.
Irreverente sacudo
las mantas
sabor que fiel será
mi primer café.
Instantes sin tiempo
impresos en mi viejo péndulo.
Muros que gritan piedad
ojos que alivian dolor
con gotas que bañan el corazón.
Abro la luz al día que vendrá.
¡Somos hoy, nada queda de ayer!
¡Somos amantes, somos amor!

© Silvia García Sandoval & Greg D.