Archivo de Autor

Gotas de Mujer

Caen pequeñas gotas de rocío
son nutrimento para tu flor
o al menos es aquello que pensamos de ver
sin comprender la otra cara del dolor

Caemos a menudo en este error
pues que volteamos la mirada a otra parte
y luego como siempre en retardo
constatamos que violencia, no es ciertamente amor.

Caen grandes gotas de llanto
de tus ojos y sobre tu animo abusado
y a nada sirven las escusas nuestras
si a cada hombre, este poder habremos dejado.

Precipitan en el vacío de la indiferencia, tus gritos…
no estaremos nunca más hombres rectos
si nuestra alma aún ignorará aquello que entorne sucede,
gotas de mujer serán nuestro futuro alimento
si en el recoger en delicadas virtudes
le daremos justo valor y sincero acento.

© Greg D.


Pasión

Arde la carne ansiosa
al toque de los dedos
son punzantes los deseos
de horadar al unísono esa cosa

Ansiosos los labios se apresan a la cosa
muerden entre respiros
provocando escalofríos y latidos
se encienden en el animo y todo es color de rosa

En un ruego sin fin, ancestrales,
lánguidos movimientos que se complacen
en la culminación da sus laureles

deseándose y apretándose bien
y la cruel sed deshidratándoles
se apaga dentro el alma también.

© Greg D.


Aire Sólido

Soy aire convertido en bruma
que pasa por la rendija de la puerta de tu alcoba
el que suave se desliza sobre tu cuerpo
dormido tanto deseado.

En tu inconsciente me sientes
relajándote al sentir mi aliento en tu cuello
tu cuerpo reacciona y me haces acomodar
sobre ti.

Tus pezones erectos requieren mi atención
algo que no puedo remediar
haciendo que tus manos se dejen guiar
provocando ondas de placer
tu cuerpo ondea tu boca susurra
¡Más…! Tus piernas se abren dando paso
a mi cuerpo que se desliza rozando pubis con pubis.

Sin voluntad tus dedos van a tu gruta
acariciando el prominente botón del placer,
admiro deliciosa gruta, me llama, me atrae
el olor que emana es delicioso elixir
con suavidad se roza escollo y botón
te vienes exhalando un gran suspiro.

Implacables los dedos continúan
adentrándose en la gruta
tu mente me llama
tu cuerpo dentro me quiere
con un dulce grito te escucho decir “Vengoooo”
arremeten los dedos y no paran hasta sentir
estremecer tu cuerpo en múltiples espasmos
llegando al fin a un orgasmo colosal.

Extenuada mirando al cielo con los ojos cerrados
permaneces en tu lecho,
en aire me retiro y te dejo dichosa y adormecida.

Es mañana tus deberes te obligan a despertarte
miras al techo de tu habitación
piensas ha sido un sueño, pero
al cerrar las piernas notas la humedad
de las sábanas.

Ha sido bello mañana no te olvides
de dejar una rendija… Te haré el amor,
nos amaremos en silencio y nos olvidaremos
del aire deseando solo sea sólido.

© Greg D.


Mientras Te Pienso

Cierro los ojos
y te siento…
Olor de grano maduro
perfume de amapolas y rocío
de rosas, de violetas.

He aquí
mi corazón vuela
como mariposa enloquecida
te busca.

Ay, mi primavera
mi verano
verde mar de emociones
aire de cielo de mi respiro


constante pensamiento
respiras mi respiro,
como onda a los escollos infringes
luego,
dulcemente me acaricias
justo ahí
en el centro del corazón
mientras te pienso amor.

© Greg D.


Hubiera Sido Mejor

 

Hubiera sido mejor, en las noches negras,
nos hubiéramos tenido estrechos los sentimientos
con palabras más graves insinceras
o ni tampoco dichas, para no darlas a ver.
Hubiéramos dejado los corazones apagados
en el aburrimiento de cada día.

Hubiera sido mejor, hubiéramos gozado,
como actores de pésimo film porno,
solo de nuestros cuerpos vibrantes y sudados.
Vaciados los sentidos, un lacónico saludo,
dejados en la calle, perros repudiados
sin ni tan siquiera un aullido, un ladrido ladrado
a delinear la desesperación de un abandono.
Hubiera sido mejor… y no ha sido
con esta condenación en don
que acaricia entorno y no se ve.

…No se debe. Que pulsa en las venas,
en el tiempo que su tiempo no concede,
que secuestra y trajina, pero te persigue
como un borracho, con las pupilas llenas
de una ilusión que le da tregua.
¿Dime, pero tu de verdad nunca lo piensas?
…Yo lo he pensado. Lo repienso ahora
que la fatiga untuosa embrolla los sentidos
y que nos hace negar recompensas
del cuerpo que aún no está despierto…
Si hubiera sido solamente sexo,
en el fondo, no habría sido mejor.

© Greg D.

 


Gemidos

Presa entre las sabanas,
incitante encarnado
en esta noche que rezuma poesía

En esta noche
son tus gemidos
acrecientan el pensamiento
en este silencio
que vive dentro.

Serán escalofríos impávidos
que escurren como gotas de alabastro,
granos en un desierto
quemados de nuestros fuegos
ardemos…
ardemos…
como caliente pasión

Explotamos de frenesí
lanzados como magma
solidificándonos en nuestro océano.

© Greg D.


El Camino Del Amor

El encantamiento blanco del alma mía eres tú,
magia de un sueño apenas nacido en amor transformado,
luna de medio verano propiciatoria de bailes sensuales.
tu vientre pulido como un ópalo blanco leche,
los senos túrgidos como faros en medio a un mar de placer,
que llaman la mía agitación de un cuerpo de gozar.

Te acaricio las tuyas también en movimientos lentos y
como melocotón jugoso me regalas tu fruto,
la boca tuya humedecida, susurra con patente afán
el placer que va montando,
el camino del amor me llena de perfume embriagador,
tus sudores deshidratan mi boca llena de ti,
me encuentro en un lago de agua límpida y preciosa,
que ahora ya alta todos los terraplenes está rebosando.

Voluptuosa encima de mi vientre anhelante buscas el
placer de quien te está amando
los temblores de un clímax bastante esperado
hacen temblar tus piernas de gacela
tus ojos entrecerrados se pierden en mil arroyos de placer,
te dejas caer encima de nuestras mentes ahora ya encadenadas
por una excitación fugitiva a la próxima puesta del sol.
¡El camino del amor!

© Greg D.

 

 


LLÉVAME CONTIGO

Llévame contigo largo los caminos
Encantados, ahora ya consumados por los pasos
Verdaderos y silencios de insaciables enamorados
Agárrame la mano y apriétate a mi pecho
Mas ámame como yo te amo entre albas radiosas
Entre murmullos de aguas alegres.

Con la alegría en el corazón, más allá del espacio
Ocasos iridiscentes que hablan de amor
Nada más allá del tiempo, contra cada impedimento
Todo en la alegría del dolor, en un tiempo sin fin
Indecisa mantente apretada no me dejes, ámame
Goza conmigo, deja que te haga volar, haz
Ocasionar mi goce y hazme soñar.

© Greg D.


Flores de melocotón

Tus labios
pétalos de rosa y melocotón,
rocío fresco
a la mañana temprano

Tu boca
cáliz de mis sueños,

Labios que se encrespan
en cada sonrisa,
tocan mi piel,
un velo de seda
y mórbido terciopelo

Flores de melocotón
engrandecen sonrisas
a tu vista,
dando refresco
al alma mía.

Flores de melocotón …
adornan frescura
anuncias los buenos días
con cada primavera.

© Greg D.


Embrujo

Enloqueceré sobre el confín ávidamente brasa
en el amaranto ruido desatándome
a recalcar latidos en carne
– marco de aliento –
punteando ideas o matices tocados
sobre el grávido misterio que se acampa
desnudo en frágiles olores de ganas y sentidos

Y un vivir de piel al final del silencio,

Entrelázame de sustancias sonidos
quietos entre lo inmortal y el laberinto de la necesidad
– libre castigo – impaciente vivo
y desquicia sendas a olfatear
cómo sombras de beber
plasmando liquido al vientre en escalofrío

Suspiros y arañazos gritos de lujo
la almohada baila en pliegues
entre lenguas en guerra chupándome vida

© Greg D.