Amor

Más Allá De La Puesta Del Sol Tú

Más allá de la puesta del sol,
tú, suspendida
entre cielo y mar,
vuelta
sustancia de mis sueños,
me nutres de inmensidad,
me iluminas los días.

Te he capturado
en el mismo instante
que te he encontrado,
me has capturado
en el mismo instante que
me has respirado.

Eres mi aliento,
eres el encanto,
eres el dulce canto,
la esencia mía
eres el amor de amar
entre el infinito y lo interminable,

en esta vida y
más allá de la puesta del sol.

© Greg D.


En Las Dunas, A La Puesta Del Sol

Al terminar del día
como náufragos
permanecemos
en las dunas.

A admirar
el salto lento del sol
apagarse en las ondas
como fundirse de ramas.

El viento cómplice
sopla esparciendo
sobre nosotros granos de arena
simulando una caricia
que se hace escalofrío
a cada toque
de nuestro preludio de amor

© Greg D.


Al alba de cada día mío

Poderte acariciar
y abrazar
con ternura
ofrecer una mano
sin ponerme
millares de preguntas

¿Mañana viviré más seguro?
¿Mañana estaré más contento?
¿Mañana, como transcurriré el mañana?

Llegará
el azul vivo del cielo
espaciar en lo alto
sin limites

Distingo la aurora
su claror rojo intenso
en el misterio de la luz
me encuentro a decirte
eres más bella que el alba.

© Greg D.


Escribiré en tu mirada

¡Escribiré en tu mirada,
Tal vez, un día si
lograré escribir una poesía
que hable sólo de ti!

¡No habrá el mar
el color de las rosas
la luz de la luna y las estrellas,
pero sólo tú!

Escribiré en tu mirada
una poesía
solo tuya
que tenga
tu perfume
el calor de tu abrazo
y aquellas maravillosas notas
que en los latidos de tu corazón siento
sobre el mío

© Greg D.


Oasis De Placer

Te siento y te llamo
perfume intrigante
invocación del corazón
vela encendida en el desierto de la vida.

Pasa el tiempo inexorable
feroz como una tempestad de arena
pequeños granos que acarician el cielo
pequeños y armoniosos danzan en el viento
dejando la onda de arena sobre corazón atento.

Perfume intrigante
nada importa en el maldito pasado
ahora solo dunas nacidas para recomenzar…

Un diseño impagable
colorado con pétalos de flores
olor de una esencia de amor
florece del corazón como un volcán en erupción.

En el desierto iluminado
la luna apagada y sin velos
danza…

El amor del corazón se abre y recibe
cada cosa se dispersa en la nada
dejando el cuerpo en el éxtasis
como una vela que silenciosa
lagrimea y termina…

Perfume intrigante
gotas de sudor
latidos frenéticos
viento del desierto
dos corazones
un cuerpo
una duna
¡Un oasis… de placer!

© Greg D.


De Puntillas

De puntillas, ligero
como mariposa caminaré
contigo a la luz de la luna.

Has quitado mi soledad
perfecta con tu dulzura
que sin hacer ruido, has
anulado mi convicción
de poder vivir sin amor.

Y ahora persigo la luz de lo
ojos tuyos y he parado de
volver sobre pasadas estaciones
confusas con la sombra de los
arrepentimientos.

La mariposa, no da la vuelta atrás
nunca y continua a buscar
en el color de las flores, otra
estación de amor.

© Greg D.


Estrella

Eres estrella
inexplorado planeta
de una nebulosa galaxia
donde tímidamente apoyo
mis inciertos pasos

De luces y sombras extremas
se componen tus estaciones
los ciclos tuyos alternos
en cuales germinan jugosos frutos

De tu tibieza
fecundan flores de indecente belleza
en cada noche tuya
de desértico astro
se anidan intimidades
que sacan el aliento

Rendido en mi viaje
he dejado brújula y mapa
porque en ti debo perderme
para encontrar la estrella misteriosa
sobre cual está narrado
el antiguo prodigio de Eros.

© Greg D.


LLAMAS DE SUSTENTO

Te busco
en la elegancia del rojo atardecer
donde el mar recita
con versos de oro.

Te busco
en las lagrimas del cielo
donde florece
la estrella del alma,
un grito de alegría.

Busco descubrir tu música
en el claror del día
mientras
me pierdo
en los pálpitos del cielo
de tenerte ahora
en los proyectos de vida.

Quisiera solfearte
en las cuerdas del viento
por amor que tengo
en las llamas de sustento

© Greg D.


Mensaje De Amor

Te he dejado
un mensaje de amor
al calar el sol

¡Cita en riba al mar!

A tu llegada
también el sol hace un guiño
asomándose de nuevo.

Nos basta una mirada
para sentir
el perfume del amor
este que aún
nos hace palpitar el corazón.

Estos escalofríos en la piel
que nos hacen venir la gana
de amarnos bajo las estrellas.

De intercambiarnos
lánguidas caricias
que del animo
son riquezas…

Bajo este cielo coralino
como pétalos suaves
nuestros sentidos
voltean
leves.

Se enciende el corazón
paraíso de amor…

Mecidos del dulce
andar de las ondas
iluminados del rojo coral
hasta que nos cubre
con su manto la noche.

© Greg D.


Pero… no me despiertes

Cúbreme
rocío de cristal
en el ocio del silencio.
Muéstrame
en tus manos
caricias para capturar el sol
testimonio la alondra
que oculta el nido
en fragmentos de senderos.
Apriétame
al sopor encantado de tus senos.
Acogeme
en la ansia de tus miembros
incienso de fuego
distraído sortilegio de estrellas.
Rózame
sudando sueños
pero… no me despiertes.

© Greg D.